“Llámame clásico” de Viña Pomal

El año pasado escribía una entrada sobre una campaña de Marqués de Riscal,  la importancia de la coherencia,  en esa entrada hablaba sobre la coherencia de la comunicación, que en el caso de esa campaña no se cumplía.

El caso es que existen otras campañas de estilo similar y exactamente del mismo tipo de producto que me hacen ratificarme en la importancia que tiene mantener la coherencia.

El caso de Marqués de Riscal me pareció especialmente bueno como ejemplo de una marca de la Rioja, de las consideradas tradicionales, que busca abrir mercados utilizando referentes que evocan modernidad sin dejar de estar ligados a una tradición.

Una campaña que busca lo mismo, pero además lo hace de manera más exitosa a mi modo de ver, es la de Viña Pomal, de Bodegas Bilbaínas, “Llámame clásico” una campaña que se lanzó en 2014 y que ha sabido mantenerse al día al haberse convertido en el eje de comunicación de la marca.

La campaña se basa en la imagen del modelo Ricki Hall, uno de los abanderados de la estética hípster que se combina con un slogan, “Llámame clásico” y un texto que lleva dar valor a la tradición.

“Las tertulias en familia, el guiso a fuego lento, lo sencillo, lo verdadero, las cosas bien hechas. Lo singular frente a lo estándard; las formas puras, los tejidos naturales, los buenos acabados, los diseños memorables.

Observación, inspiración, conversación.

Pararse a pensar, degustar la vida, saborear el momento. El café corto, las sobremesas largas, la verdura del huerto, el pan auténtico y el vino, Viña Pomal. 

Llámame clásico.”

Según la marca, la campaña surge de los valores de Viña Pomal, una marca clásica, elegante y tradicional, en búsqueda de recuperar los orígenes y las costumbres clásicas.

La marca no sólo se ha quedado en el uso de esa imagen en la campaña en vallas o en prensa, sino que toda la comunicación se ha adaptado para que ese eje se cumpla en todos los puntos de contacto que tiene el cliente con la marca.

Como ejemplo la web, donde Marqués de Riscal fallaba, Viña Pomal triunfa manteniendo la misma imagen de la campaña, haciendo bandera de su condición de clásico moderno.

Además, la marca no se queda ahí, sino que desde 2014 ha buscado llegar a ese tipo de clientes acercándoles su producto con experiencias diferentes; como ejemplo el caso de la “Bar-Bería” pop-up, instalada en Madrid durante finales de 2016 aprovechando el “movember” y que permitía recibir un afeitado clásico con una copa de vino en la mano.

Tecnovino-Vina-Pomal-Bar-beria-efimera-1

Creo que el éxito de la campaña se ha debido, aparte de a su diseño realmente remarcable, a la capacidad que ha tenido la marca para orientarse completamente para que ese mensaje resulte coherente, lo que nos demuestra a nosotros y a sus consumidores que los valores a los que antes hacíamos mención realmente están tras la marca.

En meijide trabajamos la coherencia de las marcas para conseguir que sus beneficios y valores estén en línea con lo que se comunica.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Síguenos en nuestro blog!

Encontrarás contenido que te ayudará a que tu marca esté más cerca de tus clientes…

Gracias por Suscribirte